Calambres ciclismo
Entrenamiento Ciclismo, Nutrición ciclismo 1

Cómo evitar los calambres musculares

Uno de los aspectos más temidos por los ciclistas es la aparición de calambres musculares, un dolor muscular agudo provocado por la contracción involuntaria del músculo y que nos impide el normal desarrollo de la actividad física e incluso el abandono temporal (durante unas horas) de esta.

Son diferentes las causas que provocan la aparición de los calambres y, por tanto, tendremos que actuar sobre todas ellas para impedir su aparición.

Son múltiples los productos nutricionales (complementos alimentarios a menudo ricos en sales minerales, entre ellos el magnesio) que aseguran impedir la aparición de estas contracciones, pero nos servirán de poco si descuidamos el resto de factores.

Calambres ciclismo

¿Cuáles son las causas de los calambres musculares? 

Podemos decir que, generalmente, en la aparición de calambres hay un conjunto de factores a tener en cuenta:

1. Cansancio muscular.

Es uno de los factores más importantes. La fatiga muscular aparece cuando el nivel de exigencia de la actividad física no se corresponde con el nivel de preparación del ciclista, es decir, para realizar un esfuerzo muscular de resistencia es necesario una preparación previa y esta se consigue mediante el entrenamiento. Tenemos que acostumbrar a nuestros músculos a soportar un nivel de fatiga (estrés) similar al que vamos a realizar, de esta manera evitaremos castigar en exceso determinados grupos musculares, provocando el fallo en su funcionamientos. Es importante mantener una correcta planificación de nuestros entrenamientos y orientar estos a la actividad y objetivos previstos.

Äcido Láctico

2. Acumulación de ácido láctico.

El ácido láctico se produce como resultado del metabolismo (descomposición) de la glucosa, es decir, es el “residuo” que deja nuestra musculatura cuando “quema” la glucosa que necesita para funcionar y obtener energía. En el caso de la práctica del ciclismo, como es una actividad intensa y que se prolonga en el tiempo, nuestro cuerpo no tiene tiempo de eliminar el ácido láctico y, este, se acumula apareciendo la fatiga muscular. La única manera de evitar la acumulación del ácido láctico en nuestro cuerpo es mediante el entrenamiento, de esta forma conseguiremos que el organismo aprenda a establecer medidas y mecanismos para evitar la acumulación excesiva de este y que la musculatura lo soporte mejor.

Hidratación muscular

3. Deshidratación.

La falta de ingesta de agua y la excesiva sudoración pueden dar lugar, especialmente en la época estival, a la deshidratación. Es muy importante el consumo de agua durante la práctica del ciclismo y que este se realice de manera continuada (aunque no tengamos sed se ha de beber cada 20-30 minutos unos 150 ml de agua). Para reponer las sales minerales eliminadas mediante la sudoración es importante el consumo de bebidas isotónicas. Puedes consultar nuestro artículo sobre nutrición.

4. Ritmo o intensidad de la actividad física.

Es importante adaptar la intensidad de la actividad a un nivel acorde con nuestra preparación. El ritmo del pedaleo, el desarrollo escogido y el nivel de esfuerzo ha de ir en consonancia con los entrenamientos realizados, de lo contrario aparecerá la fatiga y los calambres musculares. Es preferible un cadencia de pedaleo alta y evitar hacer trabajar en exceso la musculatura inferior.

5. Descanso.

Para poder tener la musculatura relajada y preparada para someterla a un trabajo prolongado es necesario descansar bien. Si el ciclista no descansa adecuadamente estará cansado y su musculatura también, apareciendo con mayor rapidez la fatiga muscular. El tipo de vida y el trabajo que tenemos también influye (si tenemos un trabajo estrenaste acabará por afectar a nuestra musculatura).

Alimentación práctica ciclismo

6. Alimentación.

Es importante mantener una dieta equilibrada y que nos permita tener los depósitos de energía con niveles adecuados para la práctica intensa de deporte. Durante el ejercicio físico también es importante la ingesta de alimentos que nos permitan mantener niveles óptimos de glucosa.

Es importante no dejar de lado ninguno de estos factores, de esta manera reduciremos las posibilidades de aparición de calambres musculares durante nuestras rutas o entrenamientos. Recuerda que una de las claves para evitar los calambres es una buena hidratación antes, durante y después del ejercicio físico. No olvides que los calambres también pueden aparecer después del ejercicio.

Puedes consultar nuestros productos de hidratación, isotónicos, sales y complementos nutricionales :

nutrición deportiva

nutrición deportiva

¿Te ha surgido alguna duda?

¡Pregúntanos en los comentarios!

 

Comparte 🙂Tweet about this on TwitterShare on Facebook7Share on Google+0

Únete a nuestra vibrante Comunidad, recibe los mejores consejos y las mejores ofertas de nuestros productos

Esto te gustará

1 Comentario

  • Miguel Angel dice: 26 junio, 2017 a las 16:18

    En algunos comentarios que he visto dicen que la cafeína ni olerlo, y un gel que presentáis tiene cafeína. ¿A quien hago caso? Muchas gracias.

    Responder
  • Comenta y cuéntanos tus dudas :)

    Cómo evitar los calambres musculares 4.50/5.000.00 - 4 votes

    16 + veinte =